Aprender un proceso que dura toda una vida

Soy un optimista obstinado, no lo puedo evitar. Cada error incluye, en mi manera de sentir y pensar, algo que aprender.

Siento que la suerte sonríe a quien le da las gracias, y yo doy las gracias cada día por ser tan afortunado.

Me encanta aprender, no puedo parar, es para mi una adicción, escuchar a la gente del campo, tener conversaciones con desconocidos en los autobuses o en el bar, forma parte de mis clases cotidianas con mis expertos preferidos.

Internet me resuelve dudas a diario, YouTube me da clases magistrales y los libros que leo me dan ética y filosofía.

Mi laboratorio es el mundo, en él experimento todas mis teorías,  a veces con éxito, a veces con fracaso, pero siempre aprendo algo nuevo.

Me aprendo a mí mismo, y me vuelvo a descubrir, como el que descubre una especie en peligro de extinción, casi a diario.

El aprendizaje es un proceso que dura toda la vida, es inevitable, al menos en mi caso.

Quizás por eso creo en que todos y todas podemos cambiar, mejorar, que todos y todas merecemos a diario una segunda oportunidad para crecer, creer en el futuro y plantar con esfuerzo la semilla de un cambio que seguro llegará.

Las Gentes de Alhama

Por mi profesión, tengo el placer de viajar por los pueblos de Andalucía. En ellos conozco personas, descubro culturas y tradiciones, me empapo de sus gentes y descubro sus sueños y sus esperanzas.

En parte me vuelvo uno más de ellos, aunque solo por unos días, unos pocos meses.

La semana pasada comenzamos un proyecto que trata de ser un apoyo para que jóvenes del municipio obtengan el titulo de Monitor/a de Tiempo Libre. Son gente maravillosa y creo firmemente en que si disfrutan del camino llegarán sin duda al destino que estén soñando hoy mismo.

Desde aquí quiero agradecerles, su pasión, su compromiso y su responsabilidad para con sus sueños. Toda su energía, todas sus sonrisas son al final la razón de que adore esta profesión.

 

Gracias. IMG_20160705_125451.jpg

Me importa un Rábano

Curiosa expresión, que implica que te importa poco. En  mi caso han sido los Rábanos más importantes del mundo, pues los planté con mi sobrino Martín. Y mientras crecían, poco a poco, semana a semana, igual que le ocurría al zorro del Principito, cada vez que miraba a esos rábanos recordaba a Martín.

 

Qué deciros, podéis ver parte de la evolución en las fotos, pero no puedo contaros lo hermoso que ha sido verlos crecer.

IMG-20160513-WA0003

rabanos.jpg

Los otros, reflejos

Un placer que nos invitaran a exponer el poema en las jornadas “Los otros, espejos ” en el encuentro entre psicología y arte III Impasse, en el centro cultural Tilos. Nos acogió entre sus brazos y pasamos buen día entre charlas, disertaciones, música y literatura. Arte y sociedad juntos, como no podía ser de otra manera, gracias a la organización nos veremos el próximo año.

 

reflejo

Festejo el espejo

que me devuelve el reflejo

si pedir nada a cambio,

como un regalo envenenado

de defectos o de ego,

pero envenenado,

porque jamas devuelve el espejo

una mirada limpia

una visión real,

siempre deformada,

estrictamente el reflejo

refleja siempre

el veneno con que tu mente

envenena tu alma.