Aprender un proceso que dura toda una vida

Soy un optimista obstinado, no lo puedo evitar. Cada error incluye, en mi manera de sentir y pensar, algo que aprender.

Siento que la suerte sonríe a quien le da las gracias, y yo doy las gracias cada día por ser tan afortunado.

Me encanta aprender, no puedo parar, es para mi una adicción, escuchar a la gente del campo, tener conversaciones con desconocidos en los autobuses o en el bar, forma parte de mis clases cotidianas con mis expertos preferidos.

Internet me resuelve dudas a diario, YouTube me da clases magistrales y los libros que leo me dan ética y filosofía.

Mi laboratorio es el mundo, en él experimento todas mis teorías,  a veces con éxito, a veces con fracaso, pero siempre aprendo algo nuevo.

Me aprendo a mí mismo, y me vuelvo a descubrir, como el que descubre una especie en peligro de extinción, casi a diario.

El aprendizaje es un proceso que dura toda la vida, es inevitable, al menos en mi caso.

Quizás por eso creo en que todos y todas podemos cambiar, mejorar, que todos y todas merecemos a diario una segunda oportunidad para crecer, creer en el futuro y plantar con esfuerzo la semilla de un cambio que seguro llegará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s