Dormir

Soñar,

con un mar de vida,

calma,

desiertos de armonía y cálida luz,

dormir,

no más que un sueño calmado y profundo,

soñar,

la brisa, la ida y la calma,

cantar,

como el silbido del viento

el picaporte y la sombrilla,

exhalar cantos de sirena

soñar con las estrellas,

vivir en armonía,

dormir,

huir del día y de la noche,

vivir más allá del sueño de la vida.

Dormir no más.

Cerebro y contexto

Imagina que trasplantasen tu cerebro a otra persona, y pudieses usar sus manos y pies. Piensa ahora en la posibilidad de que trasplantasen tu cerebro a un delfín o a un pájaro.

¿Intentarías nadar y volar?

El cerebro, la esencia misma del ser humano está estrechamente conectada a la idea de adaptarnos y aprovechar nuestro entorno y habilidades para interrelacionarnos con el mundo.

Podríamos decir que todo lo que rodea a la mente humana es un recurso que usamos para alimentarnos de nuevas experiencias y sin nuevas experiencias el cerebro muere como morimos sin comida o agua.

El cerebro es un pez que sobrevive en un mar de realidades, sin la realidad no puede interactuar y por tanto avanzar.

Experimentos como el de “la cárcel” nos muestran como el contexto nos condiciona la forma de pensar.

Podríamos decir que el contexto es parte de ti, el refranero dice “dime con quien andas y te diré quien eres” o “de lo que se come se cría”, “los que se acuestan en el mismo colchón se levantan de la misma condición”…el entorno forma parte de lo que somos, de como somos y de lo que terminaremos siendo.

La teoría ecológica, nos explica que las relaciones de nuestro entorno nos marcan en gran medida una forma de aprender muy potente.

Además el entorno determina el conocimiento válido y por tanto la inteligencia útil. No existe una respuesta correcta, sino una adecuada en un contexto. Esto invalida incluso que un examen o un test evalúe la inteligencia si no se relaciona con un entorno determinado.

Así que una forma fácil de ser feliz es con un entorno feliz, ser listo en un entorno inteligente, ser guapo en un entorno “guapo”, o ser agresivo con un entorno agresivo.

Decide qué quieres ser y busca el entorno adecuado. Piensa qué harías si pudieses escoger tus brazos, piernas, tu rostro o tu memoria.

La tecnología, la limpieza, las personas, las ideas, los libros….da un paso y acércate a la mejor versión de ti mismo.

 

Resultado de imagen de futuro

 

Necesito una chispa para sembrar mi árbol.

Quiero sembrar un árbol de calor en mi jardín,

un chispa será su semilla,

que crezca fuerte y despacio,

primavera y verano,

otoño e invierno,

que caliente mi casa cuando tenga frío,

que ilumine la noche oscura sobre el tejado,

que caliente el hambre y olor a hogar.

Quiero sembrar un árbol de calor en mi jardín,

una chispa bastará,

crecerán sus ramas hacia el cielo,

su tronco será fuerte y grande,

profundas sus raíces hasta el corazón del mundo.

Quiero sembrar un árbol de calor en mi jardín,

una chispa será suficiente.

Y en la primavera de un año,

cuando florezcan sus hojas,

y sus flores se encarnen

de un fruto hermoso,

repartiré sus semillas

entre las almas frías

de los que nos dejarán este invierno.

Y florecerán sus almas repletas de calor,

y crecerá su sonrisa

repleta de vida,

y renacerán sus cuerpos olvidados en el frio,

y construirán la casa de sus sueños perdidos,

y alimentarán a los hijos que volverán con ellos,

y no habrá fiesta más grande de calor y belleza.

Si alguien tiene una chispa que no esté usando,

necesito una chispa,

para sembrar mi árbol.

 

 

 

 

 

¿Somos Analfabetas?

El mundo no para de correr y de crear y de crecer. Y tú sentado y en torpe quietud, te vas quedando atrás ignorando que antaño a las personas analfabetas las engañaban con contratos y documentos y hoy ni siquiera te enteras que te engañan a ti como a ellas.

Educar en cómo cazar tigres dientes de sable ya no es demasiado útil. Hemos de enseñar a vivir un tiempo que aún no existe, el mundo no para de cambiar, y ser analfabeto digital te hace ser pobre, pobre de no poder comer, y no te das ni cuenta, y te crees una persona tonta y no lo eres.

He conocido viejitos, que estudiaban dictados y cuentas, esas personas luchan aún por salir de la ignorancia, de saber leer  y escribir, y tú desde tu vitrina de cristal donde puedes ver el mundo marcando en google tres palabras, aún no has descubierto que te queda tanto por aprender para que no te engañen, para salir de pobre…

Resultado de imagen de bertolt brecht frases

 

Extraer el meollo a la vida

Sospecho que la vida,

nos depara fortunas e infortunios,

desazones y sazonadas tardes de verano,

sospecho que la lucha

teje sorda la distancia entre tus sueños y tus manos,

sospecho que tachas

de tus listas las tareas cotidianas

y sospecho que olvidas la lista

de quehaceres del alma,

sospecho que olvidas los paisajes no visitados,

los objetivos incumplidos,

las sonrisa y el café.

Sospecho que tu pecho

descarnado de pasión

se deshace emocionado

entre besos,

y los poetas muertos contaron

que el secreto de la vida,

solo era

la emoción.

Las generaciones ninguneadas

Todos fuimos jóvenes incomprendidos, desde Grecia hasta hoy. Cada generación marcada por su contexto cultural, desconfiaba de las adaptaciones que los jóvenes de la siguiente generación ejercían.

El miedo, generado con frases como, “aléjate de la tele” a los niños nacidos del baby boom o “deja ya el móvil” de la generación Net debe ser parecido a los miedos y condenas sentidos por los hijos de cualquier generación. Imagino a la primera generación de niños alfabetizados, en muchos casos condenados por sus padres analfabetos diciéndoles “saca la cabeza de los libros y ponte a trabajar”

La alegría, de un joven con su primer libro, la del día que se encendió la primera vez la tele en blanco y negro en su  casa, y la del joven que recibe su teléfono móvil creo también serán la misma. El que le dan una ventana para ver el mundo y descubrir todo lo malo y lo bueno.

El enfado, también es comprensible, el del padre o la madre que no entiende el nuevo mundo, que entiende un mundo con unas normas, y unas normas que castigan duramente al que no las cumple, el enfado de un padre que quiere un hijo cumplidor de las normas que te llevan al éxito, un éxito que tiene hoy otro nombre, aunque ese padre ya no lo entiende.

La tristeza, de un joven condenado por hacer lo que le pide el mundo, obsesionarse por la pantalla de su móvil, y el mundo lo grita fuerte, con personas que caminan enchufadas, y lo grita con la información siempre entrando, y con anuncios de tele, y la tristeza de un niño que no puede usar la mitad de sus conocimientos en su escuela porque él sabe llegar a la información del mundo con su teléfono y solo puede usar su memoria.

La sorpresa, del mundo ante un cambio inesperado, un mundo de jóvenes diferentes, que aún siendo muy jóvenes influyen en más personas con su opinión, que cientos de personas que están lejos de la pantalla del ordenador.

Es necesario confiar y aprender de la juventud, tanto como en la sabiduría de los años.